Tantra en Pareja

Cursos tantra en Barcelona

 

Impartimos cursos tantra en pareja en Barcelona.

 

¿Porqué con el paso de los años muchas parejas pierden la facultad de mantener renovada la llama del amor?

 

En general en la humanidad, tanto el amor como el sexo no se viven satisfactoriamente.
Estamos condicionados por innumerables temores, tensiones y prejuicios en torno al sexo y el amor. El sexo se ha desnaturalizado y se ha teñido de ansiedad, de frigidez, incluso de desinterés.
La mayoría de las corrientes místicas o religiosas en su práctica cotidiana evitan la sexualidad y las pasiones carnales fuertes.

El Tantra intenta establecer un estado de  consciencia y de RELAJACIÓN.
Cuando la pareja se une en intimidad con CONSCIENCIA y con relajación  se desvelan emociones escondidas, miedos y vergüenzas, hábitos de encuentro, tensiones, etc..

Al principio toparse con esto  es incómodo y a veces muy doloroso. Manteniendo la PRESENCIA, somos capaces de derribar nuestras corazas y vivir en la vulnerabilidad. Este es el único camino para dejar que el amor que habita en nosotros, emane y nos penetre hasta lo más profundo. El Tantra te invita a celebrar la vida con lo que hay, dolor o placer  (una herida, una pasión, un anhelo, un pensamiento).  Inmediatamente si mantenemos la presencia y la consciencia, esta energía, se transforma.

Corazon en llamas - tantra para parejas

El CUERPO es tratado como un instrumento de oración y la energía sexual es utilizada para forjar una unión espiritual con nuestra pareja y a la vez con el universo. En el camino tántrico vivimos conscientemente a través de TODOS los SENTIDOS (la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto). Dejamos que la vida nos traspase a través de ellos, deleitándonos de los néctares que nos ofrece la existencia sea cual sea el canal por el que le llegan.

 

Testimonios de nuestros cursos tantra para parejas  

El taller de tantra para parejas en el que participé supuso para mí un respiro, un paréntesis, un alivio. Tras la revolución que supuso la etapa de crianza para nosotros como pareja anduvimos buscando, desesperadamente a veces, la manera de reencontrarnos. Los caminos han sido muchos y no siempre satisfactorios. La frustración, el enfado, la incomunicación y la falta de deseo nos mantenían alejados el uno del otro. Con el tantra conseguimos volver a conectarnos emocionalmente, mirarnos de nuevo, cuidarnos, ser conscientes de que nuestra energía sexual y afectiva podía reactivarse. El tantra lo sentí como un camino de conciencia, de placer del aquí y del ahora. Fue, sin duda, un fin de semana inolvidable, muy intenso, agotador pero maravilloso. Después nos ha resultado difícil encontrar momentos para volver a mirarnos y a estar de ese modo en nuestro día a día con los niños, el trabajo y las obligaciones varias, pero somos conscientes de que las posibilidades que ofrece el tantra son infinitas y que es un camino que, sin lugar a dudas, retomaremos en algún momento

Pepa