Desde el afianzamiento y la solidez podremos entonces fluir, sentirnos cómodos en nuestros cuerpos, sentir el placer de estar vivos, abriendo un espacio a la creatividad, a la vitalidad y a la sexualidad(2o chakra).

Nos encontramos con el otro, no estoy solo en este mundo.

Ahí comienzan las dinámicas y los cambios, la atracción y la repulsión. Este cambio se produce por la constante reacción entre lo masculino y lo femenino. Con el cambio florece la existencia. Tú, me haces ver aspectos de mi.

Pondremos atención a nuestra zona púbico-sacral, a nuestra barriguita, a la capacidad de dar y recibir placer sin apegarnos a él, con ecuanimidad. Observaremos nuestra energía yin (femenina), la sensualidad, la emocionalidad, dándoles espacio para que no se queden aderidas. Este oleaje es la vida misma, y vamos a comprobar nuestra plasticidad a la hora de vivir en continuo cambio, vamos a permitirnos el lujo de escuchar a nuestras emociones.

Modulo I: Yo

Modulo II: Tú

Modulo III: Nosotros

Modulo IV: Todo